domingo, 5 de mayo de 2013

Cheesecake con nísperos y masa sablé a la vainilla

Pin It
Sé que ya es tarde para preparar una tarta del Día de la Madre pero igualmente pensé en subirla hoy por ser éste día.

Ayer con la excusa de un picnic-colaboración, del que os iré informando, cociné cuatro recetas diferentes.

El mayor éxito, ésta tarta de María José de Pasen y Degusten, sencilla y simplemente maravillosa. Cuesta encontrar tartas de queso que no lleven algún ingrediente animal con lo cual al encontrar ésta me alegré mucho. Tengo una receta de mi madre que todavía es más deliciosa, pero ésa la reservo para algo muy especial.


La combiné con la masa sablé de Toni Rodríguez en su libro Delicias Veganas y por encima unos nísperos cocinados como para una tatin.

¿Qué os parece? No es por que la hiciera yo pero madre mía, que bombita más exquisita.

Esta tarta necesita enfríarse en la nevera toda la noche así que hay que prepararla con al menos un día de antelación. Aguanta bien 2 días, con mucha fuerza de voluntad que no es mi caso, pero la preparé el viernes y aún ésta mañana pude comerme el último trocito.

Además participo con éste suculento cheesecake en el concurso de Marina de La Rosquilla de la Tía Laura.



Ingredientes:

Relleno

600g de queso Philadelphia o Toffuti
300g de nata 33% M.G. o nata vegetal
175g de azúcar

Cobertura 

400g de nísperos
4 cdas de azúcar
Agua


Masa

100g de harina
100g de azúcar
100g de harina de almendra
100g de mantequilla o margarina
1 cdita de sal
1 cda de esencia de vainilla

Preparación:

Preparamos la masa mezclando todos los ingredientes en un bol. Amasamos bien hasta que obtengamos una masa homogénea.

Ponemos la masa en un molde desmontable (yo he usado uno de 26cm) y repartimos bien con la mano con cuidado, es una masa muy arenosa, de ahí su nombre. Es una masa de origen francés y deliciosa para hacer quiches o cualquier otra tarta, incluso galletas.

Horneamos la masa a 180º unos 8-10 minutos, hasta que esté dorada.

La dejamos enfríar y preparamos el relleno. Batimos bien todos los ingredientes del relleno y esparcimos la crema sobre la base de galleta.

Metemos la tarta en la nevera y preparamos la cobertura de nísperos. 

En una sartén ponemos los nísperos partidos en cuartos y pelados con la pulpa hacía abajo. A fuego medio los cocinamos con el azúcar y un poco de agua, lo suficiente para hacer un almíbar medio espeso.


Cocinamos hasta que los nísperos estén tiernos y dejamos enfríar. Una vez fríos podemos decorar la tarta en ese mismo momento o esperar al día siguiente.

Servir trozos generosos y disfrutar sin prisas.



2 comentarios:

  1. Hola guapa!!!!

    Queso con nísperos...buenísima idea!!!...me encanta tu aportación.

    Gracias por participar!! :)

    besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Guapa!!

      Muchas gracias por la idea :) Me alegro de que te haya gustado!

      Besos

      Eliminar